Sostenibilidad

El análisis científico del ciclo de vida desvela los credenciales medioambientales de estos objetos.

Los bosques de EE.UU. son tan grandes que cubren aproximadamente el 33% de la superficie del país y son gestionados siguiendo un método de tala selectiva. Esto significa que cuando los arquitectos, diseñadores o fabricantes especifican maderas de frondosa estadounidenses para sus proyectos, la madera que utilizan es reemplazada en cuestión de segundos gracias al crecimiento natural de los bosques. Algunas especies de frondosas estadounidenses crecen tan rápidamente y en volúmenes tan elevados, que su crecimiento supera con creces su aprovechamiento, por lo que los bosques de frondosas de EEUU son un recurso en expansión.

Además de ser muy abundante y, en algunos, casos infrautilizada, la madera de frondosas estadounidense es un material con una huella de carbono increíblemente baja. Los árboles, a medida que crecen, van absorbiendo carbono de la atmósfera y lo almacenan mientras que son talados, transportados, procesados y convertidos en muebles, edificios o productos. Los objetos de madera continúan reteniendo carbono hasta que se descomponen al final de su vida útil. Todo lo anterior hace que la madera de frondosas estadounidenses sea un material increíblemente sostenible, con un impacto medioambiental realmente bajo.

Cada objeto resultante de El taller de los sueños ha sido sometido a un análisis medioambiental de ciclo de vida o LCA (según sus siglas en inglés), que permite demostrar todo lo anterior de manera científica. Además de cuantificar los diferentes tipos de impactos medioambientales resultantes de la fabricación de cada pieza -tales como la huella de carbono y los potenciales de acidificación o de calentamiento global-, el LCA proporciona un análisis cualitativo de otros impactos más complicados de cuantificar -como la biodiversidad y el uso de la tierra-.

Gracias a este análisis podemos saber tres cifras clave sobre cada uno de los productos fabricados en este proyecto:

  1. La huella de carbono del producto fabricado en madera, desde el monte hasta el destino final
  2. La cantidad de dióxido de carbono que almacena
  3. El tiempo que tardan los bosques estadounidenses en reemplazar la madera utilizada para fabricarlo, con nuevo crecimiento

 

 

La huella de carbono

Para calcular la huella de carbono de cada objeto se necesitan dos tipos de información.
El primero es la cantidad de carbono emitido al realizar cada objeto. Esta figura incluye las emisiones de carbono durante la tala, el secado, procesado, transporte y fabricación del material.

Al segundo se le llama “compensación de carbono” y es la cantidad de emisiones de carbono que se evitaría si la madera empleada en fabricar el objeto se utilizara como combustible, en lugar de usar combustibles fósiles perjudiciales para el medio ambiente.

Estas dos cifras nos permiten determinar la huella de carbono de cada uno de los objetos.

 

 

La cantidad de dióxido almacenado

Teniendo en cuenta el volumen de madera utilizado en cada objeto y las características del crecimiento de las especies de madera seleccionadas, se puede calcular cantidad equivalente de dióxido de carbono que ha sido absorbido por los árboles durante su crecimiento y que luego queda almacenado (o secuestrado) en el objeto, una vez fabricado.

 

 

Reposición del material en los bosques

Esta figura es especialmente interesante y bastante específica para la madera de frondosas estadounidenses. Los bosques de frondosas de EE.UU. son tan grandes y los árboles son seleccionados de manera tan selectiva que la madera que se tala, seca, corta y procesa para hacer productos se reemplaza en los bosques en cuestión de segundos de manera natural.

Utilizando el Servicio del Inventorio Forestal de EE.UU (FIA, según sus siglas en inglés) se puede saber la velocidad con la que crece cada especie de frondosas estadounidenses y, por lo tanto, es posible calcular el tiempo que tardan los bosques en sustituir el material utilizado en cada objeto con nuevo crecimiento. El FIA registra el crecimiento de cada especie de frondosas estadounidenses, cada año, por condado, a lo largo de todo EE.UU.

 

 

Descargar estudio medioambiental del ciclo de vida completo